martes, 4 de junio de 2013

Conversaciones raras



Conversaciones raras. El interlocutor no sabe si son despedidas o bienvenidas. Toda despedida es una bienvenida, al dejar ir algo, también recibimos alguna cosa de manera recíproca. Pero también en una bienvenida dejamos atrás momentos, detalles, vidas, libros, historias, cosas. Y la vida sigue, como una puta vil y veleidosa que no detiene su ritmo, y uno, aquí, pobre ser humano, una arena ínfima en la playa, apenas un suspiro en la eternidad del tiempo, tal vez jamás aprende esa dinámica, decir adiós, saludar, dejar atrás, recibir con los brazos abiertos, carajo, uno nunca aprende. Y entonces, retomando la idea inicial ¿Eso es un adiós, un hasta siempre, un hasta nunca? ¿Un saludo? ¿Un respiro, instante de calma en medio de un ataque de ansiedad? La vida jamás entrega sus respuestas a tiempo.

1 comentario:

Nefer Munguia dijo...

Eso si quien sabe, pero como tu dices, a su tiempo se sabrá

Saludos!!