lunes, 23 de noviembre de 2015

Una puerta siempre abierta



Es como si estuviera frente a una puerta, una puerta por demás abierta, una puerta que siempre ha estado abierta y que poco me he interesado en detallar, en observar. Es como si me acerca a ella, despacio y al asomarme y ver y sentir el infinito, la inmensidad, una voz dijera que cerrara los ojos y siguiera, que confiara, que todo va a salir bien. Ya di el primer paso.

Vencer los radicalismos



El post de hoy parte de varias cosas y una reflexión.

Siempre he pensado que dar un regalo es, desde lejos, algo complicado, porque soy de los que piensa que no se regala cualquier cosa, lo primero que se encuentra por ahí, en cualquier lado. Dar un regalo, requiere una planeación, pensar qué voy a dar, barajar varias opciones y combinaciones posibles, dulces, cosas de esas.

Ahora, la cosa se complica cuando en el detalle quiero dar algo de mí, cuando quiero compartir una parte de mí con alguien , cuando quiero entregar y mostrar un pedazo del universo que habito. A mi hermano le regalé para su cumpleaños un llavero lego del Joker; hace poco regalé un cómic que me encanta. Es decir, no a cualquiera se le entrega una muestra del universo que uno habita, no.

Pues bien, hace poco recibí un regalo de cumpleaños atrasado (unos dos meses tarde). Una amiga que trabaja en el mismo edificio donde queda la oficina, pero diferente dependencia. Me dio un libro de Paulo Coehlo, que es un autor que en los 32 años de existencia no he leído, que no me he interesado por seguir su pista.

Supongo que ella, al igual que hago yo, pensó en compartir conmigo algo de su ser.

Fue en ese momento que a mi mente vino un recuerdo: hace unos doce o trece años, en una clase de análisis textual la profesora, una intelectual acérrima, de esas que en su juventud fue bien hippie y liberal, ella, esa profe, una buena mañana dijo que con la edad se iban perdiendo los radicalismos y un día cualquiera uno se descubría leyendo autoayuda.

Entonces decidí ser flexible ante mi amiga, aceptar que, aunque yo no compartía ni gustaba de ese autor, ella estaba compartiendo algo de sí misma. Y recibí el libro. Espero sacar el valor y leerlo pronto, así sea mientras espero que me atiendan en el médico. O tal vez en diez o veinte años, cuando sea mi turno de vencer mis radicalismos. No sé, vamos a ver.

miércoles, 18 de noviembre de 2015

La inmortalidad, Lolita



"Deseo que esta memoria se publique cuando Lolita ya no viva.

Ninguno de los dos vivirá, pues, cuando el lector abra este libro. Pero mientras palpite la sangre en mi mano que escribe, tú y yo seremos parte de la bendita materia y aún podré hablarte desde aquí hacia Alaska. Sé fiel a tu Dick. No dejes que otros tipos te toquen. No hables con extraños. Espero que quieras a tu hijo. Espero que sea varón. Que tu marido, así lo espero, te trate siempre bien, porque de lo contrario mi espectro irá hacia él, como negro humo, como un gigante demente, y le arrancará nervio tras nervio. Y no tengas lástima de C. Q. Había que elegir entre él y H. H. y era preciso que H. H. viviera a lo menos un par de meses más, para que tú vivieras después en la mente de generaciones venideras. Pienso en bisontes y ángeles, en el secreto de los pigmentos perdurables, en los sonetos proféticos, en el refugio del arte. Y ésta es la única inmortalidad que tú y yo podemos compartir, Lolita."


lunes, 16 de noviembre de 2015

My love will not let you dow

(Repita esta canción, como un mantra, todo este día festivo)

At night I go to bed but I just can't sleep
I got something running around my head
That just won't keep
In the silence I hear my heart beating, time slippin' away
I got a time bomb ticking deep inside of me
I gotta tell you what I wanna say
I keep searching for you, darling
Searching everywhere I go
And when I find you there's gonna be
Just one thing that you gotta know

My love will not let you down
My love will not let you down

At night I walk the streets looking for romance
But I always end up stumbling in a half-trance
I search for connection in some new eyes
But they're hard for protection from too many dreams passed by
I see you standing across the room watching me without a sound
Well I'm gonna push my way through that crowd, I'm gonna tear all your walls down
Tear all your walls down

My love will not let you down
My love will not let you down

Well hold still now darling, hold still for God's sake
'Cause I got me a promise I ain't afraid to make

My love will not let you down
My love will not let you down


Infinito, universal



Decir que el amor es infinito o que el amor es universal son solo dos formas distintas de decir lo mismo, que está presente en todo, que se respira y se vive, que es energía, que se siente, que arde y no se agota, es creer sin pruebas en lo basto e inmenso que todo eso representa.

jueves, 5 de noviembre de 2015

Somos las decisiones que tomamos




A Diana, Ri, al Gato.
Pero también a Davincho, Nati, Anna, Andrés, Isabel, Jennifer, Maju y Naty.

Y Jonathan, por supuesto.

Si no me equivoco, si no estoy mal, fue a mi mejor amigo a quien le leí que somos producto de las decisiones que tomamos y también de las decisiones que tomamos respecto a las decisiones que otros toman ante nosotros.

Vamos por los caminos del universo tocando la vida de los que nos rodean, al tiempo que vamos estableciendo para la nuestra las cosas creemos serán mejores para nosotros. A veces buscamos, a veces encontramos, a veces la vida nos las presenta de manera abrupta y ante esa vorágine de situaciones decidimos.

Pero ante todo, ante la naturaleza de las cosas, ante los movimientos de los hilos del destino, ante el ímpetu de lo evidente, ante el asombro de lo inesperado, lo que vale, lo que prevalece es el aprendizaje que eso genera.

Es ser feliz (en un modo amplio) con las decisiones que vamos tomando, es reconocernos en las acciones que generamos, es saber que ante todo prevalece nuestra paz mental, la calma ante la furia, que somos, seguiremos siendo, ante todo y ante nada.

Todo esto para poder decir que en los últimos días llevo una sonrisa interna, de oreja a oreja, porque las decisiones que toman mis amigos, las experiencias que están viviendo y los aprendizajes que están teniendo demuestran que son los que son, que me alegra tenerlos a mi lado.