jueves, 5 de noviembre de 2015

Somos las decisiones que tomamos




A Diana, Ri, al Gato.
Pero también a Davincho, Nati, Anna, Andrés, Isabel, Jennifer, Maju y Naty.

Y Jonathan, por supuesto.

Si no me equivoco, si no estoy mal, fue a mi mejor amigo a quien le leí que somos producto de las decisiones que tomamos y también de las decisiones que tomamos respecto a las decisiones que otros toman ante nosotros.

Vamos por los caminos del universo tocando la vida de los que nos rodean, al tiempo que vamos estableciendo para la nuestra las cosas creemos serán mejores para nosotros. A veces buscamos, a veces encontramos, a veces la vida nos las presenta de manera abrupta y ante esa vorágine de situaciones decidimos.

Pero ante todo, ante la naturaleza de las cosas, ante los movimientos de los hilos del destino, ante el ímpetu de lo evidente, ante el asombro de lo inesperado, lo que vale, lo que prevalece es el aprendizaje que eso genera.

Es ser feliz (en un modo amplio) con las decisiones que vamos tomando, es reconocernos en las acciones que generamos, es saber que ante todo prevalece nuestra paz mental, la calma ante la furia, que somos, seguiremos siendo, ante todo y ante nada.

Todo esto para poder decir que en los últimos días llevo una sonrisa interna, de oreja a oreja, porque las decisiones que toman mis amigos, las experiencias que están viviendo y los aprendizajes que están teniendo demuestran que son los que son, que me alegra tenerlos a mi lado.

No hay comentarios: