jueves, 27 de noviembre de 2014

Reseña de un poema jamás escrito




En las palabras iniciales de la obra
la autora sostiene que la tierra es pequeña,
en cambio el cielo es grande hasta la exageración,
y en él hay, cito literalmente, «más estrellas de lo debido».

La descripción del cielo denota perplejidad,
la autora se pierde en espacios sobrecogedores,
la inercia de tanto planeta la impacta
y, acto seguido, en su mente (imprecisa, justo es decirlo)
comienza a formularse la pregunta:
¿estamos solos
bajo la capa del sol y de todos los soles del universo?

¡A pesar del cálculo de probabilidades!
Y de la convicción hoy universalmente compartida!
¡En contra de las irrefutables pruebas que de un momento a otro
caerán en poder del hombre! ¡Ay, la poesía!

Por de pronto nuestra vate vuelve a ser tierra,
planeta que puede «seguir su curso sin testigos»
la única «ciencia ficción que el cosmos puede permitirse».
La desesperación de Pascal (1623-1662, la nota es mía),
según la autora, no halla rival
en ninguna, digamos, Andrómeda ni Casiopea.
La exclusividad magnifica y obliga,
de ahí el problema acerca de cómo vivir, etcétera,
puesto que «el vacío no lo solucionará por nosotros».
«Dios mío», clama el hombre a Sí Mismo,
«ten piedad de mí, ilumíname»…

Atormenta a la autora la idea de una vida derrochada,
como si la vida contara con reservas sin fondo.
De las guerras, siempre —en su provocadora opinión—
derrotas de ambos bandos.
De la «brutestatalidad» (sic) de la gente para con la gente.
La obra exhala una intención moralista que
en pluma menos ingenua tal vez hubiera resultado luminosa.

Por desgracia, no es así. La tesis, tremendamente osada
(¿acaso estamos solos
bajo la capa del sol y de todos los soles del universo?),
está planteada con un estilo descuidado
(una mezcla de sublimidad y lenguaje cotidiano),
que abre un interrogante: ¿a quién convencerá?
A nadie, seguro. Con lo dicho basta.


En El gran número (1976) de Wisława Szymborska.
Traducción: Jerzy Sławomirski y Ana María Moix.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

¿Por qué me gusta Meryl Streep?



Para los que me conocen no es un secreto mi gusto y mi fascinación de Meryl Streep. Es demasiado evidente, salta a la vista.

Pero ¿por qué me gusta tanto?

No es solo porque, para mí, sea hermosa. No. Es quizás, luego de una profunda reflexión, de interiorizar varias cosas, que representa lo que admiro de una mujer. Profesional, inteligente, exigente con lo que hace, llena de carisma, apasionada. Así, a grandes rasgos, me gusta una mujer.

Perdonen pues, quienes leen -de vez en cuando- lo que se publica -de vez en cuando- es este espacio virtual. Pronto volveremos con nuestra programación habitual.

sábado, 4 de octubre de 2014

Declaración de principios



Pretendo amarte así,
De improvisto, así,
Sin mayores pretensiones
Dejándome sorprender por tus impulsos
Y los míos,
Sin horarios, ni destinos fijos
Tan solo los que tú y yo
Vamos fijando.

Amarte así, sin itinerarios
Para dejarme llevar
Mirando todo con detenimiento,
Sintiendo fluir, de a poco,
A tu ritmo, al mío,
Las cosas, la vida, los detalles.

Amarte libre,
Sabiendo que te perteneces
Que no te consumes
Estas ahí  y no
En medio de tu caos
Entre tu orden y tú, libre.

Amarte aún si frágil,
Si fuerte, si débil,
Si exhausta, enérgica o predecible,
Aún si eufórica o apática
Aún si irascible o en calma
Te acercas a mí o te alejas.

Amarte si te estremeces
O desesperas.
Si buscas refugio.
Amarte en todo instante
Y también así,
Sin presiones ni palabras vanas.
Los siempre y los nunca
Son los primeros en quebrantarse.
Habrá quizás y tal vez, sí,
En la espera de concretarse
Y más que falsas ilusiones,
Llenarte de certezas.

Más que promesas,
Contigo quiero hacer pactos,
Más que nada
Llenarte la vida de instantes.

Enamorarte cada vez que pueda.
Cuando corresponda.
Cuando me desdibuje.
A tiempo.
Porque sí, porque no,
Sin artificios
Ni artilugios,
Que el encanto sea natural
Del hechizo de tus ojos
La poción de tus labios.

Amarte así, de improvisto
Amarte así así
Amarte a ti.
Aprender a amar así en ti.

Pintar las paredes de su palacio



"No le gustaba estar en compañía. Pero sufría con la soledad. Así, para evitar la presencia de las personas, siempre más ruidosas e imprevisibles, de lo que podía soportar, y huyendo a la vez de la hueca inmensidad de las salas y salones, aquel príncipe había hecho pintar en las paredes de su palacio, escenas llenas de personajes, y con ellas se acompañaba" 

en Por una mirada de Marina Colasanti.

jueves, 4 de septiembre de 2014

Gracias totales, Cerati


Hoy, cerca del mediodía, se anunció la muerte de Cerati. Llevaba cuatro años en coma, a causa de un accidente cerebrovascular.

"Gracias por su carta del pasado 20. Me ayudó a reconectarme con Gustavo. Porque el acostumbramiento nos va archivando la vida. Y la vida sigue. Espera. Desaparece y vuelve a aparecer. El archivista más cruel es el olvido. Tenía razón nuestro Borges cuando nos decía que 'solo una cosa no hallé: es el olvido'. Si, desde Dios. Pero entre nosotros: el olvido existe y es cruel. Gracias por haber soplado las brisas de un recuerdo."

Fragmento de una carta enviada por el Papa Francisco como respuesta a otra escrita por un amigo de Cerati, tomado de aquí.

Palabras apenas para hoy, apenas para siempre.

viernes, 22 de agosto de 2014

Contra los incrédulos



Contra los incrédulos - Reina María Rodríguez

Estudios realizados por
un grupo de especialistas…

Mi cuerpo y tu cuerpo
tienen el peligro de la luz,
cuando nos acercamos
hacemos una aureola
porque
dos cuerpos que se aman
irradian una extraña energía
que recogen los especialistas en la soledad,
por eso no trates de ocultarme;
el cuarto está lleno de fuegos artificiales
y aunque el magnífico ojo del hombre
no pueda percatarse aún
el amor se desprende de nosotros
como relámpagos.

Que se inquieten los incrédulos
los desconfiados los pesimistas,
tú y yo 
vamos a iluminar toda la sombra.


lunes, 18 de agosto de 2014

Los amantes y la lógica del azar



"Un día un joven pasa por una calle, se cruza con una mujer, la mira, se vuelve, sigue adelante. Aquella mujer, que él no conoce, tiene placeres, penas, amores, en los que él no tiene nada que ver. Tampoco él existe para ella, y hasta es posible que, si le dijera algo, se burlase de él como Marguerite lo había hecho de mí. Pasan las semanas, los meses, los años y, de pronto, cuando cada uno ha seguido su destino en un orden diferente, la lógica del azar vuelve a ponerlos al uno frente al otro. Aquella mujer se convierte en amante de aquel hombre y lo ama. ¿Cómo? ¿Por qué? Sus dos existencias ya forman una sola; apenas se establece la intimidad, les parece que ha existido siempre, y todo lo que precedió se borra de la memoria de los dos amantes. Confesemos que es curioso."

Fragmento del capítulo XII de "La Dama de las Camelias" de Alejandro Dumas, hijo.

sábado, 2 de agosto de 2014

Cuando duermes



A esta hora ya debes estar más que dormida, mi Bella Durmiente. Te has quedado dormida casi sin querer. Sé de sobra que te faltan excusas y pretextos para quedar fundida en cualquier momento, que duermes bastante, que amas estar en tu cama y dormir, sencillamente dormir. No te juzgo, así te conocí, así te acepto, además, sería injusto quejarme cuando así también soy yo, sabes que más que nada en el mundo, el mejor lugar para mí es mi cama, mi colchón, es mi centro de actividades, el punto a partir del cual gira mi universo, todo.

¿Sabes? Esa es una de tantas cosas que me fascinan de  ti. Que duermas de esa forma tan tuya, tan despreocupada de la vida, de las cosas, de los afanes  de la cotidianidad, de la rutina, que busques refugio en el mundo de lo onírico. Cierras los ojos al mundo y te sumerges en el tuyo, en las hadas y avatares que pueblan cada uno de los rincones de tu universo, en los duendes traviesos que enredan tus cabellos sobre la almohada, en los hechizos y encantamientos que empleas para alejar las preocupaciones, en tus arcanos, tus constelaciones, tus estrellas.

Duermes ahora, mi Bella Durmiente, duermes. Duermes y todo alrededor se detiene, nada importa, nada interesa. Duermes para habitar tus sueños, duermes para componer lo que está mal, duermes porque sí, duermes y así me encantas, duermes y me encantas y creo que no te lo he dicho con mis palabras (porque a veces es difícil dejarlas salir así sin más), creo y espero estarlo diciendo con mis hechos y mis acciones, creo estarlo diciendo con lo que no digo pero espero sepas interpretar. Duermes y tal vez sueñas, duermes y tal vez yo protagonizo a tu lado uno de tus tantos sueños, tal vez estoy ahí contigo, mientras afuera despunta el amanecer, mi Bella Durmiente.

Mientras, acá donde estoy, trato de cerrar mis ojos, trato de conciliar mis sueños, de alejar las pesadillas, desde donde me encuentro te abrazo, te pienso, te suspiro, te deseo dulces sueños. Pienso que se me quedaron por decir tantas cosas pero que mañana tendré tiempo para decírtelas, para hacértelas saber con un beso, con el más sincero y tierno de los abrazos, mi Bella Durmiente. Mañana habrá tiempo para decirte sin palabras que me encantas, que me robas el aliento, que te enredas en mis suspiros, despacio, poco a poco, dejaré a un lado lo que hago y me quedaré mirando al infinito pensando si ya habrás despertado, si tuviste un lindo descanso, si seguirás enredada entre tus cobijas. Y entonces sentiré que, entre esa neblina que cubre los pensamientos al despertar, estoy colándome en tus pensamientos, que tal vez justo esa mañana fui tu primer pensamiento al iniciar el día y yo aquí y tú allá, nos encontramos en cualquier punto de la mañana pensándonos.

Pero no te preocupes, que mañana habrá tiempo suficiente para todo, por ahora descansa, descansa, descansa. No te preocupes por esa palabra que no alcanzaste a pronunciar, no pienses que tienes algo pendiente, no te desgastes en aquello que no fue. Mañana será otra oportunidad, por ahora duerme. Mañana habrá tiempo suficiente para todo, mi Bella Durmiente.

La canción, por si lo desean, aquí.

lunes, 30 de junio de 2014

Anybody seen my baby



Es raro, debí anticiparlo cuando la noche anterior mientras nos besábamos en la cama, sentí que lloraba, sus lágrimas caían por sus mejillas. Lo único que atiné hacer fue secar su rostro con mis manos. "No, no pasa nada", respondió cuando le pregunté el porqué de su llanto silencioso. Y luego, me besó aún con más pasión, se acercó aún más, se desnudó, me desnudó y así, llorando, hicimos el amor, una, dos veces, despacio, sin prisas ni premuras, despacio, mientras sus lágrimas resbalan por su rostro.

Al día siguiente, al abrir los ojos, no estaba. Su lado de la cama empezaba a enfriarse, había dejado su teléfono celular, sus documentos. No había siquiera una nota de despedida, ni un mensaje, nada. Llamé a todos los números de la gente que la conocía pero nadie supo dar razón. Solo Gabriela, su amiga incondicional, dijo "ah, otra de sus crisis", no dijo nada más, no dio ni una sola indicación de qué hacer.

Y me quedé así, con la certeza de que no estaba, que había dejado atrás todo. Sin saber qué hice, si actué mal, si dije algo indebido, si ella se sentía incómoda con el ritmo de nuestras cosas.

A veces me despierto a las cinco a.m. y no puedo seguir durmiendo y me entra un ataque de ansiedad y quisiera ponerme de pie, salir a buscarla, sin descansar hasta encontrarla, tenerla de nuevo frente a mí y... a veces me despierto y siento que hasta por aquí, cerca, que no se ha perdido del todo, que me ronda, tal vez está en un rincón de mi habitación y a oscuras me ve dormir, a oscuras me ve despertar, a oscuras me atormenta. 

¿Cuál era la razón de tu llanto esa noche, amor?

Voy caminando, rumbo al trabajo y creo verte en el rostro de los que pasan a mi lado, creo verte en la otra acera, detrás de una vitrina de un almacén de zapatos, desde un balcón, en un bus, la mujer que se queda mirándome, la pasajera de un taxi, la señorita que a lo lejos viene paseando un perro.

No estás acá pero cierro los  ojos y tal vez estés aquí, conmigo, tal vez sigues llorando y no quieres que te vea, que te sienta así. Llevas semanas sin aparecer, ni una llamada, ni un mensaje, un correo electrónico, algo, nada, nada maldita sea, nada. Tu lado de la cama está helado y las ropas que dejaste en el closet poco a poco, de tanto olerlas, han perdido tu aroma. Y no estás...

Ni cerca...

Ni lejos...

No estás...

Cierro los ojos y ni siquiera así, ya no te siento, no, no estás.



Ésta es la canción de hoy. Así. A ritmo de los Rolling Stones.

sábado, 21 de junio de 2014

S.O.S




Allá está ella. Y evita mirarlo, evita que sus miradas se encuentren, así sea por casualidad. Le esquiva la mirada, todos lo notan, es obvio. Mueve las cosas de lugar, habla con los que se le acercan y preguntan algo, canta, tararea fragmentos de canciones, limpia, organiza y lo evita. Todo lo hace evitándolo.

Allá está él. Y pareciera que se le escapa el alma en cada suspiro, en cada palabra que no dice, en cada instante que pasa lejos de ella. No le importa que los demás noten esa agonía interna, ese desespero. Nada vale la pena si ella está lejos. Nada vale la pena si ella no atiende su llamado de auxilio.

¿En qué momento llegaron a separare? ¿En qué momento dejaron que el dolor tomara las riendas? Nadie sabe que pasó, solían verse tan bien, solían encarnar eso que los libros y los poemas y las historias de los abuelos describen como felicidad. Si al caer la tarde, cuando el día comienza a vestirse de noche, salían tomados de la mano, sonriendo, con ese brillo propio de los ojos cuando se ama. Si a mitad de la mañana él llegaba con un vaso de café para ella y se daban un beso corto, así, de esos bonitos, cargado de amor. Si ella, a eso de las 3 pm, pasaba a su lado, le acariciaba la mejilla y despeinaba su cabello.

Y la gente que entra a la tienda los mira a cada uno, y callan, porque sin conocerlos, sin saber su historia, saben que entre ellos dos hay un vacío.

A veces, cuando él está atento en otra cosa, ella lo mira de reojo. Y un par de minúsculas lágrimas se asoman por sus ojos y quizás teme que sea lo último, lo definitivo, que algo adentro se esté muriendo. Pero no. Tiene miedo y eso basta para no ir corriendo a besarlo. A veces, cuando ella se queda mirando hacia la calle, él parece tomar el impulso para ir hasta donde ella, abrazarla y espantarle las sombras, las pesadillas, los miedos, los temores y poblarle de besos la vida, el aliento, los amaneceres. Pero no.

Pero no.

Pero no. No hay distancia más grande que la que se forma cuando los corazones de dos personas están tan cerca y laten a la misma frecuencia pero sus dueños no se deciden a perdonarse y amarse.

No.

Esta es la primera de lo que planeo sean las narraciones de escenas inspiradas en once canciones que, a lo largo de los últimos dos años, me han perseguido, gustado, rayado la cabeza, no sé.
La canción original que da nombre a esta entrada la canta Abba, la que me gusta, la canta Meryl Streep

miércoles, 18 de junio de 2014

Crimen perfecto



Romper un corazón es el crimen perfecto. Como los sentimientos no tienen cuerpo ni queda una evidencia tangible del daño, no queda evidencia de lo que pasó, el daño está hecho, el dolor va por dentro. No importa si ese alguien, la persona herida, lastimada, se pudre por dentro, de a poco, bastante, no. Las palabras se las lleva el viento, el dolor pasa (tarde o temprano) y ni huella del cadáver. Romper un corazón es el crimen perfecto.

domingo, 1 de junio de 2014

Escribo todos los días, inclusive los domingos...



"Escribo todos los días, inclusive los domingos, de nueve de la mañana a tres de la tarde, en un cuarto sin ruidos y con buena calefacción, porque lo único que me perturba son las voces y el frío. Durante las horas de trabajo fumo cuarenta cigarrillos negros, y el resto del día se me va tratando de desintoxicarme. Los médicos dicen que me estoy suicidando, pero no creo que haya un trabajo más apasionante que de algún modo no sea un suicidio."

Tomado de:
García Márquez, Gabriel. (1994). Crónica de una muerte anunciada. Con A propósito de Gabriel García Márquez y su obra. Bogotá: Grupo Editorial Norma.

jueves, 29 de mayo de 2014

I want to know what love is



A veces me cuesta entender qué es el amor, todos parecen saber de él, hablan de él, incluso yo mismo lo he mencionado bastantes veces creyendo alcanzarlo, tocarlo, sentirlo, vivirlo y... no sé ¿Es un sentimiento? ¿Es una fuerza de vida? ¿Es todo y es nada al mismo tiempo? ¿Es cielo y es infierno? ¿Es alegría y es tristeza? ¿Es darlo todo sin temor a perderlo? ¿Es no esperar nada de nadie pero al mismo tiempo esperando todo de la vida?

Y si el amor es fuerza y nos mueve y nos alienta y nos hace respirar y nos alegra y nos pone a suspirar... ¿Por qué cada vez parece costarnos más creer en él? ¿Por qué tememos amar de nuevo, entregarnos a esa posibilidad, a asumir la vida con otros ojos? ¿Acaso son tan fuertes y estremecedores los fantasmas del pasado? ¿Tanto dolor hemos vivido? ¿Por qué no creer? ¿Por qué hacerlo?

No sé en últimas qué es el amor y tampoco lo entiendo. 

Pareciera que en cada ser humano con el que nos relacionamos, con cada persona con la que decidimos darnos una (esa) oportunidad, pareciera, sí, que radica una definición diferente del amor, de lo que es amar.

Al menos tengo ganas de aprender de tu definición, tengo ganas de que me enseñes.

Que suene Foreigner, por favor. 

lunes, 19 de mayo de 2014

El sufrimiento es opcional.




La vida es una inevitable y larga cadena de decisiones. A cada instante tenemos qué tomarlas, al levantarnos decidimos qué hacer primero, qué desayunar, incluso si hacerlo o no, cómo solucionar problemas. Los hechos más simples de la vida cotidiana se ven atravesados por decisiones. Incluso, lo que no podemos controlar, lo que deciden los demás, se ve afectado por nuestras decisiones... entonces si alguien nos hiere, uno elige si sufrir o qué. El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional.

martes, 13 de mayo de 2014

Con temor a todo



La naturaleza de nosotros, los seres humanos, es contradictoria. Terminamos una relación y quedamos prevenidos ante el mundo, ante las excusas, ante el dolor, ante el sufrimiento, la tristeza, la desidia, la desazón. Y nos da miedo, vemos en los ojos del otro el dolor que alguien, en un pasado (cercano, mediano, lejano, eterno, no tan olvidado quizás) nos causó. Tememos embarcarnos entonces en una causa, en un viaje que nunca podremos conocer ni su rumbo ni su destino. Y el futuro podrá estar lleno de quizás y de varios tal vez, al igual que de peros, aunque, y si... pero igual tememos. Tememos porque nuestra vida está llena precisamente de eso, de futuro, de ansiedades. 

Aun así, ante ese panorama, igual seguimos. 

Porque lo importante no es haber caído, sino aprender a cometer otros errores, aprender que el otro es otro, no el mismo, no la anterior, no la de siempre, no el de antes, es otro, otro ser humano, con todo lo que eso significa, circunstancias diferentes, temores nuevos, traumas, certezas, sonrisas, instantes, todo diferente. Y si no fuera así no tendría sentido conocer a alguien, que te robe suspiros y momentos del día, que te haga sonreír por cosas, detalles; con la ansiedad de todo, con ganas de crear instantáneas, de robarle minutos al tiempo para esperar sentado, mientras el viento se te enreda en los cabellos y todo. Aún así seguimos, en esta incertidumbre de conocer al otro, sin nada de certezas, tan solo la esperanza, con temor a todo.

lunes, 12 de mayo de 2014

De recuerdos, juventud y otras variables



Es factible que a todos los seres humanos en el mundo alguna vez en nuestra vida nos hayan dicho: "te quiero pero solo como amigo/a". (Sí, a las mujeres también les pasa, en menor medida, pero les pasa). De la friendzone, la famosa y aclamada zona de amigos, nadie escapa. Y es que al oír frases como "no entiendo porqué los hombres no pueden ser tan especiales como tú", se sabe que ya está más allá que de acá.

Este ejercicio de inviabilidad que hago el día de hoy, esta reflexión inicial, parte porque hace poco en uno de mis momentos de ocio trataba de pensar cuando fue la primera vez que me mandaron a la friendzone. Y oh, no supe responderme. Podríamos decir que apenas iniciamos nuestra vida amorosa nos mandan a la FZ (para abreviar). Según la aleatoriedad con la que la sinapsis de mis neuronas trataron el hecho, recuerdo que yo (si, yo, increíble pero cierto) mandé primero a alguien a esa zona, antes de ser enviado allá.

Estaba en noveno grado, tendría unos 14 o 15 años si mal no estoy, y era el muchacho nuevo, el que había ingresado al colegio. Llevaba algo menos de un mes cuando una nena de mi salón comenzó a gustarme, y no quería decirle nada porque no sé, los seres humanos somos así, penosos, idiotas, caóticos e incoherentes. Y tímidos. Y Johanna, una amiga de ese entonces, conversaba mucho conmigo, y recuerdo que alguna vez dije algo así como "los que estamos solos deberíamos juntarnos todos y hacer una especie de club" (desde jovencito y ya era un buen forever alone). Pues bien, ese solo comentario fue leído de manera errónea por mi amiga, que creyó que yo estaba insinuando algo, la posibilidad de pasar más allá, sin considerar que yo dije lo que dije, mirando a la nena que en ese entonces me gustaba y a la que no era capaz de hablarle.

Pasaron los días y Johanna me entraba cartas, esquelas, credenciales (de esas bonitas, de perritos), chocolates, afiches, y yo, gran pendejo puberto, solo veía en eso, detalles de un gran amiga. Hasta que un día ella preguntó por la fecha de creación del tan esperado club de gente que esta sola... yo, sonrisa nerviosa, esquivé con decoro el tema, le dije que éramos amigos, que eso era broma. Y así la mandé para la FZ. Así se quedó todo.

Pero la venganza vino después, en décimo. Y no vino de manos de Johanna, no. A inicios de ese año escolar conocí a Alejandra y sí, nos caímos muy bien, andábamos para muchas partes juntos, hacíamos planes, cosas. Y bueno, uno no es de palo, y a esa edad es más un caldo hirviendo de hormonas, es más acné que persona y ella me gustó. Creería que por parte de ella también pasaba lo mismo, no sé, a veces pasaban cosas que parecían indicarlo.

Hasta que un buen día me decidí, le dije que me gustaba, que me encantaba, que pensaba en ella de otra forma y que quería tener algo con ella. Alejandra no dijo nada, la salvó la campaña, se despidió de beso y dijo que lo quería pensar. Días después me entregó una carta (recuerdo que se había esmerado bastante dibujando un garfield) y en ella me decía que sí, que yo le gustaba, que la pasaba genial conmigo, que ella también se preguntaba por lo mismo, que a veces se le pasaba por la cabeza tener algo conmigo pero que luego de mucho pensarlo, decidió que no, y remató con la peor frase con la que me han mandado para la friendzone (tanto me marcó que la recuerdo así, con exactitud): "los novios terminan algún día, los amigos son para siempre ¿Qué quieres tú?".

Y ante semejante baldado de realidad no supe decir nada. Quedó por unos días un sinsabor, pero luego lo fui superando. Pasé a once, Aleja a décimo, y a pesar de que todos en el colegio creían que ella y yo éramos novios por todo el tiempo que pasábamos juntos, por andar a veces tomados de la mano, por todo, no, no lo éramos. Ese año, a pesar de ser amigos y todo eso, nos besamos en varias oportunidades. Raro.

De esa época aprendí entonces dos de las reglas de mi vida. La primera es que el karma es una perra vil, desalmada y veleidosa. Y dos... que a las mujeres nadie las entiende. La última parece ser una ley universal.

jueves, 1 de mayo de 2014

Y entonces la beso



Y entonces la beso y es como si me refrescara por dentro, por fuera, como si me revitalizara, como si poblara mis calles con sus duendes, sus hadas, sus libélulas; como si su sonrisa se me enredara en alguna parte y la llevara conmigo, dentro mío, al lado mío, conmigo.

Y entonces la beso y me lleno de aire y respiro, inhalo y exhalo, y la beso y oh, la vida parece resumirse en eso, en apenas ese instante, y está ahí y estoy ahí y nuestro beso y suspiro y sigue ahí, conmigo, enredada en mí, conmigo.

lunes, 21 de abril de 2014

Love is War




Hey baby, what ever happened to the girl next door
If i remember, she looked a lot like you
Whatever happened to the boy who said, i'd die for you
We're hangin' on, but love is gone and now it's war

You got your weapons, baby i got mine
You tried to trap me with your bedroom eyes
Under the covers, 'cross the enemy lines
When you don't know, you just say no.

Tell me why, love is war
When the battle is done you still want more
Every broken heart is tryin' to even the score
It's the way of the world, love is war
Where boy meets girl, love is war

Oh i remember when the love was good and the bed was hot
But now we sleep on separate sides and the sheets are cold
Aw, i used to love your candy baby, now the store is closed

I know my silence tears you up inside
You built a fortress for your hurt to hide
You think you've won, but it's a tie
'cause nobody wins a war of pride


Fragmento de "Love is War", canción que no fue incluída en el "New Jersey" de Bon Jovi, y que luego se editó como parte de la edición japonesa del box set "100'000,000 Bon Jovi Fans Can't be Wrong", una colección de 4 CD y un DVD con recopilación de 50 canciones. La mayoría de ellas eran demos que no habían tenido cabida en anteriores álbumes o canciones versionadas de caras B o BSO. 


sábado, 19 de abril de 2014

La Banda Sonora de mi Vida - Volumen 3



El primer volumen de este compilado musical (hace cuatro o cinco años, más o menos) estuvo compuesto por canciones que me recordaban a mis amigos; el segundo volumen, elaborado hace poco menos de un mes, lo componían las canciones con las que me recordaban mis amigos. En esta ocasión el ejercicio cambia un poco. Este tercer compilado está armado con las canciones que son himnos para mí, con las que he asociado momentos, que siento que iluminan una parte de mí, y bueno, no sé, para todos nosotros, amén.

01. It's my life - Bon Jovi. Qué pena ser tan monotemático a ratos y empezar de manera casi predecible con un tema de mi banda favorita, pero qué puedo hacer, es mi primer himno, la canción que decidí que iba a definir mi vida. Nada de mirar al suelo, nada de dejarle las cosas al azar, sin andar sin una meta, no, la idea era encontrar un modo particular de hacer las cosas, un sello especial, una marca que hablara de mí, de lo que soy, vivir antes de que me devore el mundo, I just wanna live while I'm alive, It's my life.

02. Loco - Andrés Calamaro. Todos tenemos claro que la rutina cansa ¿Cierto? Y también que la rutina, la mía, mi cotidianidad, a veces es mi peor enemigo, creo que eso en alguna parte ya lo dije. El hecho es que esta canción es para querés escapar de tus tres cachetadas de diaria realidad, cuando deseas dejar por momentos el papel que te toca representar en la absurda teatralidad del día a día, cuando tan solo querés quedarte en un punto, estático, en actitud contemplativa, sentarte en un parque a fumar un porrito y mirar a las palomas comer el pan que la gente les tira, y al final dar(me) cuenta que yo soy un loco que se dio cuenta que el tiempo es muy poco.

03. Alone - Heart. Canción de la Banda Sonora de mis despechos, así, genérico, sin nombres propios para no ligar la canción a una mujer, dejarla sin etiquetas, solo para mí, para los momentos en que el amor me ha fallado o que le he fallado yo a él, no sé, como sea que hayan sido las cosas. Y ya no importa, los dados estaban cargados, la suerte estaba echada, así fue, adiós, me había acostumbrado a andar así, Till now I always got by on my own, I never really cared until I met you and now it chills me to the bone, how do I get you alone... how do I get you alone.

04. 11 y 6 - Fito Paez. Puede sonar a cliché, pero el año pasado cuando viajé a Buenos Aires y fui a caminar por la Avenida Corrientes (primero acompañado de Jonathan, Gloria y Liam, luego solo) sonaba en mi cabeza esta canción. Pero esa  es la manera que a veces elegimos dotar de sentido nuestras experiencias, de regalarnos una sonrisa para nuestra alma, de inmortalizar nuestros recuerdos a través de nuestras experiencias sensoriales. ¡Miren todos! Ellos solos pueden más que el amor y son más fuertes que el Olimpo.

05. You get whay you give - The new radicals. A ver... cómo definir esta canción... digamos que al oírla me dan ganas de ponerme de pie y bailar, porque la vida es una, la vida es nuestra serie de decisiones personales, de como enfrentamos el mundo y sí, a veces el panorama se torna oscuro, y todo parece venirse abajo, sin retorno, sin salida, sin escapatoria y debemos enfrentar lo que se nos viene encima, y puede que el miedo llame las puertas del corazón y den ganas de correr a un rinconcito y buscar refugio, pero no, debemos encarar lo que sea nos agobie, la fuerza está dentro de nosotros. Hold tight, you've got the music in you, don't let go, you've got the music in you, one dance left, this world is gonna pull through, don't give up, you've got a reason to live.

06. Tu vicio - Charly García. Canción de una parte de mi lado oscuro. Todos tenemos un estúpido y sensual vicio. Fin. Yo soy un vicio más. En tu mente soy un vicio más. No me podés dejar porque soy tan sólo un vicio. Tu vicio.

07. Toda la vida - Emmanuel. Mi lado inviable representado en una canción. Podría haber escogido incluso "Bella señora" de este mismo artista y hablar de mi particular gusto por las mujeres mayores que yo, pero no. Se trata de las búsquedas personales, de las elecciones, de relacionarse con el amor, de marcar un modo de hacer camino. Toda la vida para olvidarte , para perderte y recuperarte, y no dormirme en tus sentidos como un idiota enamorado, desmadejado, aburrido que se conforma.

08. God gave me everything - Mike Jagger. Pocas veces en la vida todo sale como lo hemos planeado, las cosas parecen resultar a nuestro favor; se trata de ser agradecido con lo que hay, con lo que tenemos, con lo que hemos construido paso a paso, con lo que somos y hemos querido ser. Es eso. I saw it in the midnight sun, and I felt it in the race I won, and I hear it in the windy storm, and I feel it in the icy dawn, and I smell it in the wine I taste, and I see it in my fathers face, and I hear it in a symphony, and I feel it in the love you show for me, yeah. God gave me everything I want, come on, I'll give it all to you.

09. Mysterious Ways - U2. Es raro, la letra va por un lado, dice otra cosa, pero para mí el coro me recuerda que la vida trabaja de manera misteriosa. Eso es todo lo que tengo para decir. It's alright, it's alright, it's alright, she moves in mysterious ways.

10. Roads - Portishead. Canción bastante sensual para mí, para cuando se hacen cosas que no deberían ser pero se hacen, por animal y básico y elemental instinto, cuando el sentido arácnido te dice que no, que está mal, que des vuelta atrás, que te marches con lo que te queda de dignidad y orgullo, pero no haces caso y decidís tirar del hilo débil que ata las cosas y te entregas -en cuerpo y alma- a hacer lo que está mal. How can it feel, this wrong, from this moment, how can it feel, this wrong.

11. Welcome to the jungle - Guns N' Roses. Para cuando quiero descualquierarme. Así no más, así de sencillo, así es todo. Fin. Welcome to the jungle, we've got fun 'n games, we got everything you want, hard, we know all the names. We are the people that can find whatever you may need, if you got the money, honey, we got your disease.

Bonus track.
Por supuesto, los bonus track incluidos en mi banda sonora son de Bon Jovi. 

12A. Wanted dead or alive. Canción que ha definido estos dos últimos años de mi vida, cuando el suelo sobre el que me muevo decidió moverse, sacarme de mi zona de confort y ponerme a buscar otros rumbos, otros horizontes. Cuando el mundo se vació de su sentido y ya nada importaba, ya nada era lo mismo. I'm a cowboy, on a steel horse I ride, I'm wanted dead or alive, I'm a cowboy wanted dead or alive.

12B. Complicated. Esta canción solo aplica para la edición impresa en México. Representa la dualidad de las decisiones, lo dual de mi vida, lo difícil, las dos caras de una misma moneda. I'm complicated, I get frustrated. Right or wrong, love or hate it.


viernes, 18 de abril de 2014

Adiós Gabito



"La vida no es la que uno vivió,
sino la que uno recuerda y
cómo la recuerda para contarla."

Ay, maestro, Gabito, qué silencio se sentirá en las letras a partir de ahora, qué inmenso es su legado.

miércoles, 16 de abril de 2014

Escupir hacia arriba



Se debe procurar que, cuando se escupe para arriba, el tamaño del escupitajo no supere nuestra capacidad de esquiva. Es decir, que se debe cuidar muy bien cada una de las frases que se enuncian, no sea que en el futuro (inmediato, próximo o lejano) la vida se encargue de untarnos el rostro con nuestra vieja saliva. 

Es eso o aprender a moverse rápido, para que el escupitajo no nos caiga en el rostro, habrá que aprender a moverse rápido.

viernes, 11 de abril de 2014

El destino del amor




Hoy, mientras revisaba mi perfil de facebook buscando algo que no viene al caso, encontré una de las primeras fotos que le tomé a una exnovia (que no viene al caso mencionar quién o qué, porque el que lea tal vez sabrá de quién hablo y así). Y no sé qué fue, pero la vi hermosa, recordé que me había enamorado, que me había encantado y sonreí.

Y pasa que con el tiempo y la vida y lo cotidiano y la rutina y el corre corre y todo, uno se va desencontrando, se desdibuja la persona y lo bello se diluye; amar hace daño y no se reconoce la mirada del ser amado. El amar parece haberse convertido en una serie de actos, rutinas aprendidas de memoria, de vacíos, ausencias, eso.

Entonces, una mañana, despiertas y sientes que quien duerme a tu lado parece ser un extraño y te preguntas por el destino del amor. Y sin embargo está ahí... pero tampoco está.

miércoles, 9 de abril de 2014

La mujer perfecta

La imagen es tomada de acá

La mujer perfecta no existe. Así de entrada, todos lo sabemos. Ese dechado de virtudes y cero defectos es el ser mitológico por excelencia.

Cuando hablo, entonces, de una mujer perfecta es porque aún con sus defectos, sus aristas, sus compliques, sus rayes y todo el paquete con que venga, no me importa, porque eso la hace aún más persona.

Sí, por lo general tenemos un prototipo de persona que nos atrae; tenemos un listado de cosas (físicas, espirituales, como sea) que nos interesa encontrar en alguien o que deseamos que ese otro que esté a nuestro lado tenga. Y para no desgastarme esperando a una imposible, a alguien que no existe, reduje mis estándares a una gran cosa: que sea una mujer con una pasión, que sea una apasionada por algo en la vida.

No tiene que compartir mi gusto y mi afición por los cómics o por Bon Jovi o por la literatura (ahora... si la mujer que llegue a futuro viene con ese paquete de opciones, bienvenida), no, eso no me importa. El hecho es que debe tener algo que le guste, que la haga moverse, que haga querer saber más de ese gusto, que la motive a aprender sobre eso.

Es bonito cuando sentís que alguien, desde su diferencia, te complementa, cuando sentís que podés aprender de ella, que expande tu universo.

Y es de eso cuando hablo de una mujer perfecta.


lunes, 7 de abril de 2014

La Banda Sonora de mi Vida - Volumen 2



Tiempo atrás publiqué un listado de canciones que me recordaban, que me sonaban, que me hacían pensar en mis amigos. Aquel Volumen 1 (que pueden leer aquí) era una selección de momentos, motivados por una suerte de azar o yo qué sé, acompañados de música.

Este segundo volumen, escrito casi cinco años después del primero, se propone hacer el ejercicio pero en sentido inverso ¿Qué canciones hacen que mis amigos y la gente que quiero y que se mueve en mi entorno, piense en mí?

1. Pongan a sonar "cualesquier" tema de Bon Jovi, porque mi hermanita ("pues si escucho alguna de Bon Jovi me acuerdo porque pues porque es el favorito tuyo"), mi amigo Don Gato ("pues siempre con Bon Jovi") y Jennifer ("porque por Bon Horny nos conocimos y nos hicimos amigos") saben que es la banda de mi vida y que ajá, soy un fan más.

Pero también algunos se atrevieron a dar canciones de Bon Jovi con nombre propio:

1a. It's my life. Porque Darkayomi sabe que es la que más me gusta. "Siempre que la escucho pienso en las veces que la hemos cantado en bares y antros. Es insignia tuya". Oh sí.

1b. Always. Porque Ángela sabe que para mí es la perfecta declaración de amor, de un amor que durará toda una eternidad.

1c. Because we can. Para Polly la razón es "no quiero ser otra ola en este océano. Soy una roca, no soy un simple grano de arena (Así es). Quiero ser el que llega allí cuando necesitas un hombro. No soy soldado pero estoy aquí para tomar mi lugar porque nosotros podemos".

1d. I'll be there for you. A Jennifer esta canción en particular la pone a pensar en mí porque el día de su cumpleaños sonó en "Route 66", que se ha convertido en el templo para ir a desahogar las penas, y ella y yo la cantamos a todo pulmón.

Pero más allá de Bon Jovi parece haber vida para mí, porque otros amigos míos me recuerdan con otras canciones:

2. "Corre" de Jesse y Joy. Don Gato aparece de nuevo en la lista porque "Imagínese, si señor, porque me recuerda a usted pero no por lo triste sino, porque usted me jodió la vida, se cagó en mi con ese video y esa canción y eso señorito, no se olvida. U__U". Sí, soy culpable. Una noche yo estaba triste, creo que despechado y puse ese video y a mí se me ocurre compartirlo con el pobre Gato que iba feliz por la vida en ese momento.

3. Pongan a sonar "cualesquier" tema de Los Van Van de Cuba, porque para Eliana (la esposa de un gran amigo mío, Dante) sabe que cuando suena una canción de esta agrupación yo tengo que pararme a bailar. Para mí, no bailar una canción de ellos es casi un pecado.

4. "Veo en ti la luz" de Chayanne y Danna Paola, BSO de "Enredados", porque Lilo y yo compartimos el mismo gusto por las películas de Disney, porque tal vez en el fondo somos un par de románticos que suspiran en el cine y porque sí, esta nos llegó al alma.

5. "Moves like Jager" de Maroon 5. Para Diana Sevilla esta la pone a pensar en mí "por que sí, esa... no sé... porque te gusta y un día, creo, intentaste hacer los silbiditos". Y eso que no me ha visto intentado moverme como Jager.

6. Bidi bidi bom bom de Selena. Y no es que esta canción me guste, es que me da risa. Y Rita siempre me la canta para hacerme reír. Y entonces cuando suena, así casual, por la vida, también la recuerdo a ella.

7. El regalo más grande de Tiziano Ferro. "El.regalo más grande me acuerda de vos cuando la escucho, porque me la "dedicaste". Así de sencillo. Sin nombres ni nada.

8. Como bonus track, María Juliana (una mujer que es tanto o más dispersa que yo) dice que "obviamente BJOVI en cualquiera de sus actos", pero que cuando suena "Emmanuel, Selena, M Anthony, NG La banda", eso la hace pensar en mí. Además, ambos somos seguidores de Marc Anthony, y ella dice que fui yo la primera persona con la que habló de la más reciente producción del flaco, 3.0. Y oh sí.



Uno no puede llegar a ser complaciente



"No tengo héroes, pero si tuviera uno, sería Miles Davis. Yo recuerdo otra cosa que dijo Miles: “¿Sabes por qué ya no toco baladas? Porque amo las baladas”. Probándose a sí mismo, presionándose a sí mismo todo el tiempo. Sin llegar a estar cómodo. Cuando uno avanza al siguiente lugar y se siente cómodo, es el momento de moverse hacia otra parte. Uno no puede llegar a ser complaciente."

Steve McQueen, el director de "12 años de esclavitud", en una entrevista publicada en la edición colombiana de Esquire.

viernes, 4 de abril de 2014

No dejes que...



Cuando veo a través del humo,
me voy volando y tu eres mi guía
entre los mundos nos haremos viejos,
donde algún día estaremos tranquilos.

Y no sé por qué,
no me importa saber porqué...
No dejes que....
nos coma el diablo amor,
que se trague tu calor
que eructe mi dolor...

Fragmento de "No dejes que" de Caifanes.

miércoles, 2 de abril de 2014

Siempre resulta liberador



Siempre resulta liberador dejar salir las palabras que se guardan en el interior, que pelean por salir y ser libres, en el aire, en el papel, en lo virtual.

Siempre resulta liberador atreverse a decir adiós, a dejar ir las cosas y que sigan su suerte, su rumbo, su camino, su destino, lo que sea. Decir adiós y no quedarse con la nostalgia y el dolor y la incertidumbre y lo que pudo haber sido y lo que fue y no fue y todo eso y hasta más. Decir adiós y quedarse con lo bonito, con lo bello y lo poético de la vida.

Siempre resulta liberador abrir las puertas y dejar entrar nuevos aires, nueva gente, nuevos destinos y experiencias, desempolvar las viejas sillas y permitir que los amigos regresen, que se enrede el viento entre los cabellos y las ideas se oxigenen, formar nuevos vínculos, atreverse a romper con la cotidianidad y la rutina (la puta rutina), salir de la zona de confort y aventurarse.

Allá los demás, los que no se atreven, los que quieren oxidarse por dentro.

miércoles, 26 de marzo de 2014

Decir(te) adiós



Debería empezar saludando, diciendo "hola" y todas esas convenciones, pero no, creo que no vale la pena porque la probabilidad de que leas esto tiende a ser nula. No vale la pena saludar a un destinatario que no va a leer. Pero bueno, asumamos que aunque la probabilidad de tu lectura es nula, existe un mínimo porcentaje de que leas y conviene entonces saludarte.

Hola.

Esto que casi inicia sin un saludo es un texto que busca decir adiós. Un adiós raro, poco acostumbrado. No es un "adiós, que te vaya bien", ni un "adiós, espero que nuestros caminos no se vuelvan a cruzar jamás". Es un adiós solo, sin mayores pretensiones ni esperanzas. Un adiós que no espera que des media vuelta, me mires y sonrías, prometiendo que regresarás pronto, no. Es un adiós que debí pronunciar hace ya un buen tiempo, es el punto final que no me atrevía a poner en el último párrafo. Es un adiós cargado de gratitud, de buenos deseos, esperando que tu camino y tu viaje no sean muy agitados. Es un adiós que evita los reproches y las culpas, el pensar qué debí hacer, el creer qué debiste hacer, es una despedida que acepta nuestra incoherente naturaleza.

No conozco el futuro, no sé si más adelante nuestros caminos se cruzan, se unen, se enredan, se sobreponen, se acompañan, se alejan, se yuxtaponen, no sé. La cuestión es que hoy ya no estás acá, a mi lado, tu sonrisa no... no, nada, sin cursilerías, decidiste irte, punto. Dejemos las palabras bonitas, las metáforas y todo eso para los que saben hacer del lenguaje un poema, los que saben con tan poco llenar de tanto sentido una línea, una frase.

Este es mi adiós, un adiós tímido que no se atrevía a salir.

Este es mi modo de cerrar esto, es mi manera de abrirme a otros espacios, a otra gente, a otras sonrisas, a otros modos de ver las cosas. Es mi modo de hacer las cosas, es la forma en que decido ponerle el punto final, cambiar la página y seguir escribiendo mi historia.

Un beso, uno de tantos que quedaron en el tintero; un abrazo, uno de esos que siempre vas a encontrar en mí.

Adiós.

sábado, 15 de marzo de 2014

Toda la vida



Toda la vida coleccionado mil amores 
haciendo juegos, malabares 
para no amarte en exclusiva. 
Toda la vida poniendo trampas al orgullo, 
tantas historias como estrellas 
para no ser esclavo tuyo,
para obtener mi propia música. 
Toda la vida descubriendo puertas a escondidas 
para escapar de tus heridas,
para buscar las aventuras que me liberen de tus besos, 
solo por eso, solo por eso. 
Toda la vida para olvidarte 
para perderte y recuperarte 
y no dormirme en tus sentidos
como un idiota enamorado, desmadejado,
aburrido que se conforma. 
Toda la vida marcando números secretos,
mandando cartas a escondidas, 
haciendo citas indiscretas,
como un romántico suicida, un suicida. 
Toda la vida sabiendo siempre que me esperas 
siempre segura de ti misma,
siempre mujer, siempre perfecta 
y yo buscando mi otra música, mi propia música, 
en mi música. 
Toda la vida pensando siempre en tu egoísmo 
y por no ser esclavo tuyo 
soy el esclavo de mi mismo. 
Toda la vida tirando amor por por todos lados 
dejando besos enganchados 
en cada nueva despedida 
y tu al final la más querida. 
Toda la vida...
toda la vida...
toda la vida 
toda la vida

miércoles, 12 de marzo de 2014

Canción para cuando llueve



Y dale alegría, alegría a mi corazón
Es lo único que te pido al menos hoy
Y dale alegría, alegría a mi corazón
Afuera se irán la pena y el dolor

Y ya veras, las sombras que aquí estuvieron no estarán
Y ya, ya veras, bebamos y emborrachemos la ciudad...

miércoles, 5 de marzo de 2014

Y hoy en "Mujeres que me roban un suspiro"... Emma Thompson.





Llueve



Llueve y la gente huye del agua. Llueve y todos buscan refugio, pero estoy acá, en la mitad del camino, y no me importa que la ropa de a poco, como sea, al ritmo en que llueve, se humedezca, se emparame... no, no me importa, estoy aquí, bajo este diluvio y pienso en vos Sofía Krauss, en vos y nuestra historia bajo esa épica lluvia, cuando todos estaban lejos y como por cosa de la suerte o del azar, vos y yo nos quedamos bajo esa ya lejana y olvidada lluvia y se nos ocurrió (prefiero el "nos" porque en últimas no vale la pena establecer quién tomó el impulso, no) acercarnos, buscarnos con los labios y besarnos, cuando tomé tu rostro con mis dedos y corrí tu cabello, te aferraste a mí... qué segundos tan líquidos Sofía. Y ahí estábamos, así como estoy ahora, mientras llovía, mientras llueve... ese fue el inicio de nuestra historia, de nuestra lluvia... y después de vos no volvió a llover igual.

martes, 4 de marzo de 2014

Pequeñas lecciones de erotismo - Gioconda Belli



I
Recorrer un cuerpo en su extensión de vela
Es dar la vuelta al mundo
Atravesar sin brújula la rosa de los vientos
Islas golfos penínsulas diques de aguas embravecidas
No es tarea fácil - si placentera -
No creas hacerlo en un día o noche de sábanas explayadas
Hay secretos en los poros para llenar muchas lunas.

II
El cuerpo es carta astral en lenguaje cifrado
Encuentras un astro y quizá deberás empezar
Corregir el rumbo cuando nube huracán o aullido
profundo
Te pongan estremecimientos
Cuenco de la mano que no sospechaste.

III
Repasa muchas veces una extensión
Encuentra el lago de los nenúfares
Acaricia con tu ancla el centro del lirio
Sumérgete ahógate distiéndete
No te niegues el olor la sal el azúcar
Los vientos profundos cúmulos nimbus de los pulmones
Niebla en el cerebro
Temblor de las piernas
Maremoto adormecido de los besos.

IV
Instálate en el humus sin miedo al desgaste sin prisa
No quieras alcanzar la cima
Retrasa la puerta del paraíso
Acuna tu ángel caído revuélvele la espesa cabellera con la
Espada de fuego usurpada
Muerde la manzana.

V
Huele
Duele
Intercambia miradas saliva imprégnate
Da vueltas imprime sollozos piel que se escurre
Pie hallazgo al final de la pierna
Persíguelo busca secreto del paso forma del talón
Arco del andar bahías formando arqueado caminar
Gústalos.

VI
Escucha caracola del oído
Como gime la humedad
Lóbulo que se acerca al labio sonido de la respiración
Poros que se alzan formando diminutas montañas
Sensación estremecida de piel insurrecta al tacto
Suave puente nuca desciende al mar pecho
Marea del corazón susúrrale
Encuentra la gruta del agua.

VII
Traspasa la tierra del fuego la buena esperanza
navega loco en la juntura de los océanos
Cruza las algas ármate de corales ulula gime
Emerge con la rama de olivo llora socavando ternuras ocultas
Desnuda miradas de asombro
Despeña el sextante desde lo alto de la pestaña
Arquea las cejas abre ventanas de la nariz.

VIII
Aspira suspira
Muérete un poco
Dulce lentamente muérete
Agoniza contra la pupila extiende el goce
Dobla el mástil hincha las velas
Navega dobla hacia Venus
estrella de la mañana
- el mar como un vasto cristal azogado -
duérmete náufrago.

Agosto



Cada familia carga consigo la sombra de sus propias tragedias. No hay nada más hipócrita, más lleno de mentira y falsedad que la gran sonrisa que esboza cada miembro de la típica familia norteamericana, por que detrás de cada sonrisa hay rencor, hay dolor, soledad, desidia y eso si se ha tenido un gran día.

No hay mucho que pueda decir sobre "August: Osage County", salvo que es una película excepcional, que es adaptada de una obra de teatro (y eso se siente en el resultado final), que tiene una impresionante carga dramática, que Meryl Streep se saca de la manga otra de sus interpretaciones magistrales y pues... queda la sensación de que no vale la pena seguir intentando nada, que todo se va a ir al traste, no hay ni una sola oportunidad para la esperanza y el optimismo. Todos somos cínicos, amargados, alcohólicos, adúlteros, y los que pueden llegar a tener algo de salvación son devorados por lo peor de los otros seres humanos.

Al final uno termina dando gracias por su familia...

WOW.




sábado, 1 de marzo de 2014

Her



Mañana es la ceremonia de entrega de los Premios Oscar y la verdad es que no tengo mayor idea de qué van cada una de las películas nominadas, por que debo admitir que he visto poco cine en los últimos cuatro o cinco meses y no he visto muchas, muchísimas de las nominadas en las categorías pesadas (mejor película, director, actriz, actor, secundarios, montaje y así). Pero el compromiso con los gustos propios es algo complicado y decidí verlas poco a poco.

La primera de las películas que vi es "Her" de Spike Jonze.

"Her", sin contar mayores detalles de la trama, es una película sobre las relaciones humanas, sobre cómo nos relacionamos con los otros y sobre cómo nos estamos aislando, ensimismando, en un mundo lleno de smartphones, redes sociales, aplicaciones y sistemas operativos.

Y pareciera que estamos solos en el planeta, que nos cuesta aceptar al otro, deseamos solo quererlo con sus cualidades y queremos que funcione bajo nuestras convenciones ¿Y sus aristas? ¿Sus defectos? ¿Eso no lo hacen también único y diferente para nosotros?

Un día amamos a alguien y todo funciona, el desayuno, abrazarse bajo las cobijas, los besos al despertar, las charlas, las caricias y un universo construido a partir de lo que se comparte y de repente, un día, una semana, después de mucho tiempo, despiertas al lado de una mujer a la que solías amar pero ahora es una completa extraña... ya nada tiene sentido, el mundo no es el mismo así nos ilumine el mismo sol y estemos sentados bajo la misma noche, las mismas constelaciones, las mismas estrellas. 

Se trata de una búsqueda, de no sentirse solo en un lugar habitado por millones de personas, de encontrar alguien (o algo en el caso de esta película) que te comprenda, te entienda y haga de ese universo un lugar más habitable.




viernes, 14 de febrero de 2014

Mi teoría de las ex



Ayer hacía una reflexión sobre los y las ex y la posibilidad de ser amigos. Decía también que no todos las ex son material para ser amigos y eso se debe al tipo de exnovia que uno tenga. Cada persona con la que uno ha tenido una relación de pareja (y limitemos la teoría solo a relaciones serias) se podría clasificar en una de cinco categorías.

1. La exnovia que no puede ser nombrada. Sí, una mujer que tal vez nos hizo sufrir mucho, que nos hizo comer harta de la que sabemos, que nos hizo vivir un tormento. Esa mujer con la que vivimos una relación sacada de una mala y perversa novela mexicana. Esa. La que no soportamos que no nos nombren, la que así hayamos olvidado, pues no, nada, ni el saludo, por las razones que sean.

2. La exnovia que aparece de cuando en cuando para darse un repaso. Típico, está veraneada, no levanta nada y quiere sus dos o tres horas de cariño pero que al final ni una invitación a un café ni un "yo te llamo", nada. Una repasadita a la lección para que no se nos olvide lo estudiado y adiós.

3. Contrario al tipo de exnovia anterior, está la ex que luego de un buen tiempo siente que las cosas pueden mejorar, que aún hay algo por ahí, que siente, que todavía tiene ganas de seguir. La exnovia con la que uno cangrejea.

4. La ex que ni fu ni fa. Un encuentro casual en la calle, en un centro comercial, en los pasillos de alguna entidad gubernamental, donde sea. Se saludan y ya, no se paran a conversar (o si conversan es más bien poco), no actualizan datos (nada de "dame tu nuevo número", ni de volver a ser amigos en facebook, ni seguirse en twitter, entre otros). Es solo una conocida más entre una larga lista de gente que uno conoce.

5. La ex de la que se puede ser amigo. Esta persona debe ser especial, debe haber sido muy significativa para la vida, tal vez de esas que en poco tiempo se hizo querer. Y bueno, que luego de terminar la relación, de decantar todo el rencor que pueda quedar, de dejar pasar algo de tiempo, uno admite que lejos de todo lo malo que pudieron vivir y que es un gran ser humano que vale la pena conservar al lado de uno, como amiga.

Esa es para mí la taxonomía de las exnovias. Si alguien que me lea (¿Alguien me lee?) tiene otra categoría para agregar bienvenida sea.

jueves, 13 de febrero de 2014

La palabra EXNOVIA

Y como es la costumbre en este blog, la imagen poco o nada tiene qué ver con la entrada.

No entiendo por qué muchas mujeres huyen cuando uno dice "soy amigo de mi exnovia". Es como si se tuviera que odiar, por ley de la naturaleza, la ley de la selva, el hakuna matata de las relaciones, yo que sé, que esa persona con la que se vivieron muchos momentos pero que en la actualidad gracias, pero no gracias.

Tal vez nos hemos acostumbrado a que los exnovios y las exnovias solo nos sirven para ese "repaso" temporal en épocas de verano. Guiño, guiño. 

¿Acaso será que es más fácil llevar una relación distante y ajena? ¿Acaso es por que hay temor en el fondo por no haber cerrado ciclos y toda esa cosa?

Ahora... no se puede ser amigo de cualquier ex. No. No todos los seres humanos, por un lado, creen en la posibilidad de crear una amistad luego de un noviazgo (no quiero aquí hablar de madurez sentimental y todo eso porque ni idea si eso sea así), y por el otro, no todos los ex son material para una amistad.

Yo soy amigo de un par de exnovias. Ellas son la muestra de que si se puede ser amigos, habiendo sido pareja en el pasado, y en la actualidad no tener ni el más mínimo deseo de buscar avivar un fuego reducido a cenizas.